Centroamericanos exigen en México frenar abusos

MÉXICO, D.F.— “¿Cómo se atreven a pedir una reforma migratoria en Estados Unidos cuando aquí no se hace la propia?”, cuestiona Óscar Chacón, directivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latino Americanas y Caribeñas (NALACC).

Esta organización, que agrupa a unas 70 comunidades latinoamericanas y caribeñas en territorio estadounidense, visitó la semana pasada el albergue para migrantes centroamericanos Hermanos en el Camino, en Mixtepec, Oaxaca, en el sur del país.

Al encontrar y documentar con testimonios sobre secuestros, violaciones sexuales, extorsiones y ataques con arma blanca y también de fuego por parte de civiles, pandilleros maras, el Ejército y policías, NALACC no descarta acciones que vayan más allá de la vía política.

“Se puede utilizar el recurso legal para demandas colectivas”, señala Ángela Zambrano, presidenta de NALACC.

Mientras tanto, urgió a los poderes Ejecutivo y Legislativo mexicanos a agilizar una reforma migratoria que dé atención a los extranjeros radicados en el país y discriminalice la inmigración.

El miércoles, los líderes latinoamericanos se entrevistaron con Ana Teresa Aranda, subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, con el objetivo de manifestar su preocupación por el tema. También están buscando una reunión con el presidente Felipe Calderón.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración, anualmente atraviesan el país unos 300 mil centroamericanos. Sin embargo, la ley local sanciona con dos años de cárcel por internamiento ilegal y hasta 10 años por reincidencia.

En abril del año pasado, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley General de Población que eliminan las penas contra indocumentados; sin embargo, se quedaron congeladas en el Senado, supuestamente en espera de una reforma integral que presentaría el Ejecutivo.

Por todo esto, NALACC concluye que no hay voluntad política del gobierno, “porque si hubiera voluntad, ya hubieran reformado las leyes”.

Para que el gobierno tenga fuerza moral para exigir a las autoridades de Estados Unidos que respeten los derechos humanos de los ciudadanos mexicanos en aquel país, es urgente que impulse una reforma migratoria que respete los derechos de los centroamericanos y otros emigrantes que pasan por México”, señaló Zambrano.

La plataforma de NALACC busca un mayor grado de participación cívica y democrática, en Estados Unidos y en los países de origen con el propósito de influir en procesos de políticas económicas y migratorias.

Exigimos el respeto pleno de los derechos humanos de todos los pueblos, incluyendo los migrantes y sus familias, en sus diferentes espacios de presencia [tránsito, destino y retorno]”, señala.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s