Migración, bolita que va de un lado a otro

Las fracciones del PRI y PRD en la Cámara de Diputados se dedicaron esta semana que pasó a criticar el viaje «gris y de poca monta» que el presidente Felipe Calderón realizó por los Estados Unidos; sobre todo por la falta de tino en el tema migratorio.

Pues además de no contar con una agenda al respecto, se limitó a dar discursos simplones y reducir a caricatura el tema de la migración, al señalar que había sido, al igual que la comunidad migrante, uno de los afectados por este fenómeno.

Sobre la gira presidencial, las críticas puntuales llegaron del lado de los priistas, que en rueda de prensa en un auditorio del recinto legislativo de San Lázaro, establecieron la molestia de la fracción ante la falta de cumplimiento de los objetivos que motivaron la vista: tema migratorio, inversiones y lugar de México en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por el PRD, el diputado José Jacques Medina, encargado de asuntos migratorios, estableció la postura de su fracción respecto de esta gira, pero lo hizo de manera improvisada, en uno de los pasillos del recinto y en escasos cinco minutos.

Los diputados priistas Edmundo Ramírez y Samuel Aguilar de las comisiones de Población y Asuntos Migratorios y Relaciones Exteriores, lamentaron a nombre de la fracción haber votado a favor de la gira; cuando la fracción del PRD votó en contra.

Y por espacio de una hora destacaron las omisiones en que incurrió el presidente Calderón al abordar el tema, frente al selecto grupo de la comunidad migrante integrado por gente afín al PAN, denunciaron también; sobre todo porque muchos clubes de diversos estados mexicanos quedaron fuera del encuentro.

En particular, los diputados del tricolor criticaron que el mandatario federal en Estados Unidos no hizo un pronunciamiento contundente en contra de la construcción del muro fronterizo, ni del creciente clima antimexicano que se vive en ese país.

Que de acuerdo a cifras del FBI, expusieron, en 2007 de cada 10 crímenes de odio por motivos raciales en Estados Unidos, siete se cometieron en contra de mexicanos.

Además, el diputado Edmundo Ramírez, que también fue emigrante destacó que el presidente omitió informar sobre la red de protección consular y los programas del gobierno mexicano de apoyo a los connacionales en la Unión Americana.

Programas como Repatriación de cadáveres, Asistencia jurídica a mexicanos detenidos en cárceles norteamericanas (los que suman 32 mil en cárceles federales en aquel país) o el programa Atención a asistencia jurídica a condenados a muerte.

 En la rueda de presa, los legisladores versados en el tema migratorio, hablaron también de la poca información que existe para la comunidad migrante sobre los programas de Atención a niños, niñas y mujeres en estado vulnerable.

También, establecieron, que el presidente mexicano se guardó la información acerca de los servicios y apoyos que brindan los consulados fijos y móviles desplegados en la Unión Americana.

No obstante la crítica priista, no debería resultar sorprendente que el presidente Felipe Calderón descarte de su «divertido» discurso, información de relevancia para los emigrantes.

No debería cuasar sorpresa si recordamos o no olvidamos, que en el ámbito nacional, en el tema de los programas de apoyo al campo del presupuesto de egresos del 2008, el propio gobierno federal trastocó las reglas de operación de estos, con lo que hizo más difícil el acceso de los recursos para los pequeños y medianos productores.

Por lo que no es extraño que en su encuentro con la comunidad migrante, el presidente Calderón omita hablar de los programas de apoyo, para los cuales existe un presupuesto federal asignado; y por el contrario se limite a hacer bromas y hablar de su familia que también emigró.

Lo lamentable de la situación que viven los migrantes y sobre todo indocumentados mexicanos en la Unión Americana, es que las autoridades nacionales se mantienen en discursos, giras, conferencias y demás actos públicos, pero se muestran poco productivos en acciones contundentes de ayuda a los connacionales.

Y como esta falta de compromiso no es secreto para la comunidad migrante, esta se organiza por sí misma, a través de clubes, asociaciones, corporaciones y demás agrupaciones para fortalecerse dentro de la Unión Americana y apoyar a los paisanos en México, a través de las millonarias remesas y de proyectos para la construcción de escuelas, casas y demás obras de servicio a la comunidad.

Así, mientras la bolita pasa de un lado a otro, entre el presidente de México, los legisladores y demás actores políticos en este tema, los migrantes siguen adelante, trabajado por uno y otro país, sin que consideren determinante la «ayuda» que les brindan las autoridades mexicanas, sea a través de visitas de cortesía o anuncios de importantes programas de apoyo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s