Lo que sucede en Cuba es un proceso de legitimación de Raúl Castro

El presidente de la asociación disidente Cuba Democracia ¡Ya!, Rigoberto Carceller, reflexiona sobre el futuro de la isla, el posible proceso de transferencia de poderes entre Fidel y Raúl Castro y la influencia de personajes como Carlos Lage y Felipe Pérez Roque
 
Rigoberto Carceller: “Hoy Cuba es un polvorín”

Pablo Mateos / Juan Fco. Cía MadridTras la renuncia de Fidel Castro a todos los poderes, Rigoberto Carceller, presidente de Cuba Democracia ¡Ya!, ofrece en ADN.es su visión personal sobre el futuro próximo para el pueblo cubano. Lo tiene claro: “Lo que pasa en Cuba es un proceso de legitimación de Raul Castro” al frente del Gobierno caribeño. El próximo 24 de febrero, el día más esperado, el de la elección del sucesor, tal vez se confirmen sus sospechas.

Algunos otros nombres suenan para suceder al eterno Comandante. Carlos Lage, vicepresidente del Consejo de Estado, y Felipe Pérez Roque, ministro de Relaciones Exteriores, son las otras dos patas de la silla. Carceller es realmente escéptico: “Yo creo que Carlos Lage está dentro de un guión, existe un partido único que va otorgando cuotas de poder y mientras no te salgas del guión bien, pero si te sales, bien sabe él que desapareces de ese proyecto”.

En esa dinámica, algunos juegan “al papel de mejorcito y otros juegan a un papel de un poco de más malo”. “A Carlos Lage le ha tocado el papel de bueno; si en algo ha sido grande esta dictadura ha sido en la propaganda, en hacernos creer que él es el hombre con el que hay que hablar”, asegura este exiliado cubano.

Sobre Felipe Pérez Roque no tiene un buen concepto, al menos de sus palabras no se desprende nada bueno: “Pérez Roque me recuerda a uno de esos policías de Villa Marista -una estación de policía de La Habana donde llevan a los disidentes- y no sé, pero cuando lo miro, lo veo hasta con el uniforme puesto”

Para Carceller, con un estilo irónico, las últimas elecciones situaron la popularidad del hermano de Fidel un punto por encima del propio Comandante, lo que casi garantiza una transición directa. El presidente de Cuba Democracia ¡Ya! atestigua que “nadie es más popular que Fidel en Cuba, por lo que esos resultados no dejan de preparar la sucesión en favor de Raúl Castro al frente del país”.

Ante la pregunta sobre lo que espera del próximo inquilino de la Comandancia del Estado, Carceller se sincera: “Me gustaría soñar y ver un Raúl Castro libre para hacer algo por Cuba y por el pueblo cubano, capaz de tomar las medidas necesarias para favorecer una transición política que evite una confrontación civil en nuestro país”.

La influencia de la nueva guardia

A partir del acontecimiento del ‘niño balsero’ Elián, que convulsionó la isla, algunos jóvenes rebeldes surgieron amparados por la movilizaciones del pueblo cubano y evolucionaron rápidamente en las responsabilidades políticas. La mayoría de ellos eran universitarios, con grandes dotes para la retórica y la actividad propagandística. Personajes como Hassan Pérez Casabona, Rosa Elizalde y Carlos Valenciaga se convirtieron en la voz del Comandante en la calle.

Para Carceller, estos chicos han tenido “bastante suerte en los estados de ánimo del Comandante y han saboreado lo que es el poder autoritario y de alguna forma están comprometidos con este régimen”, aunque relativiza su influencia real y lo atribuye a movimientos circunstanciales.

La disidencia cubana en Cuba

Este exiliado no tiene ninguna duda de que existe disidencia dentro de Cuba. Movimientos como “los de Oswaldo Payá o cuando Martha Beatriz Roque se reunió con 300 y tantos en el patio de una casa para celebrar una asamblea popular. Yo me imagino a esos 300 y tantos en las calles de Cuba; eso no lo podemos olvidar”, anhela Carceller.

Desde una visión personal, este disidente asegura que “Cuba es un polvorín”. ¿Qué puede pasar en la isla entonces? “Perfectamente podría haber una explosión migratoria hacia EEUU, con uno o dos millones de balseros en sus costas; hasta los americanos están asustados con el futuro de Cuba”, asevera Carceller.

También desde la cultura y la música se hace oposición en Cuba. Para este exiliado, el grupo de rock ‘Porno para Ricardo’ es un ejemplo de lucha desde La Habana. “No sabes lo que dicen sus letras sobre Cuba, Fidel y Raúl Castro. La pena es, como él mismo dice, que en muchos sitios no lo quieren ni oir ni invitar a cantar”, asegura Carceller. Tras veinte minutos de conversación, el presidente de Cuba Democracia ¡Ya! pide más publicidad para este tipo de iniciativas que “los cubanos no podemos olvidar”.

El mensaje de Fidel

Sobre la importancia al anuncio del Comandante, Carceller se expresa en clave cubana: “La importancia que le damos es que sigue hablando Fidel Castro. La gran noticia sería su silencio. El que los cubanos sepamos que ya forma parte de la historia pasada de Cuba”.

Sus palabras, llenas de escepticismo, van más lejos: “La noticia no la tomamos como un acontecimiento más; son expertos en la propaganda, son maestros en llamar la atención. Sólo preparan el próximo 24 de febrero”, concluye el presidente de la asociación.

Da igual lo que suceda, la vuelta a la isla es una idea que siempre está presente en la mente de cualquier cubano exiliado. El deseo de Carceller confirma un anhelo eterno: “Mi estado de ánimo es el deseo de volver a Cuba si ellos quieren”.

El futuro próximo de Cuba

Con un estilo socarrón, el presidente de Cuba Democracia ¡Ya! no vuela alto. Para Carceller el futuro del pueblo cubano “es el agobio de sobrevivir día a día”. “No existe preocupación sobre los que dice Gramma y Juventud Rebelde, la nación no se pierde detrás de este tipo de noticias”, aunque no desmiente las interrogantes que se abren en el horizonte más próximo en la isla.

Este exiliado en Madrid, enamorado del sol de La Habana, no se esconde en tópicos ni permanece callado: “En los próximos días se verá cómo Raúl Castro comienza a representar su nuevo destino”. A partir de ahí “se abrirán muchas interrogantes”, aunque asegura que los cubanos están acostumbrados a “ver un general de las Fuerzas Armadas – en alusión al hermano de Fidel- que no le tiembla el puño cuando tiene que fusilar a su mejor amigo, el general Ochoa”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s