¿Qué hacía un médico cubano en las Farc?.

En el preciso momento que el dictador Fidel Castro anunció que se “retira” del poder y en el que los idiotas útiles siguen convencidos que el vetusto tirano, obrará de “buena fe” para calmar al bocón venezolano, en paciente y contundente operación de inteligencia coordinada por los organismos de seguridad de Colombia y Estados Unidos, fue desvertebrada parte de una importante red logística internacional de apoyo a las cuadrillas de las Farc.

Entre los aprehendidos aparecen la concubina del cabecilla del Primer Frente, encargado de torturar a los secuestrados y otros enlaces en Villavicencio. No obstante,  a pesar de la gravedad del asunto, nadie, ni los medios de comunicación, ni el ministro de Defensa, ni los mandos militares, ni la cancillería, ha dado la verdadera trascendencia al hecho que un médico de nacionalidad cubana, fuera copartícipe de las actividades terroristas de esta red.

Como es bien sabido, todo cubano que escapa de la isla es anticomunista y es improbable que salga a apoyar movimientos terroristas, en cambió todo cubano procomunista que sale de su país, por regla general es un agente propagandista de la tropical dictadura cubana. Esto quiere decir que esa persona gana sueldo oficial, hace parte de la nómina gubernamental y desde luego está acreditada como agente encubierto de sabotaje procastrista, en la respectiva embajada cubana en cualquier parte del mundo.

Pero, igual que en la ficción de Misión Imposible, el gobierno cubano negará cualquier relación con sus actividades. Será necesario esperar que el médico-terrorista sea llevado a una Corte Federal de los Estados Unidos, para que allí desenmadeje la realidad del asunto, o que fiel a los principios revolucionarios se condene solo sin abrir la boca en contra de su gobierno.

Resulta coincidente que luego de que las Farc, Chávez, Piedad Cordoba y la embajada cubana en Caracas, pusieron a andar el sainete de la “liberación humanitaria unilateral” de los secuestrados en poder de las Farc, los medios de comunicación oficial cubanos, dedicados a la propaganda castrista y a distorsionar las verdaderas intenciones del régimen dictatoria,l se han convertido en el multiplicador de los anuncios y de las “entrevistas” a los cabecillas del Secretariado de las Farc.

Y más coincidente resulta aún, que el médico de marras, estuviera asentado en Palmira, municipio muy cercano y colindante con la zona de despeje que proponen las Farc. Eso quiere decir que sin dudas, este hombre, tiene nexos directos con Pablo Catatumbo, (quien por haber militado primero en el Eln tiene amplios nexos con Cuba), con los hijos de Jacobo Arenas y con Alfonso Cano, es decir con los “ideólogos” principales de las Farc.

Al mismo tiempo es imprescindible que las autoridades judiciales, rastreen los contactos telefónicos, las cuentas corrientes, la correspondencia que haya dejado el médico cubano, pues de seguro allí habrán pruebas e hilos conductores, que lleven a esclarecer la participación de la dictadura cubana en este espinoso asunto.

Y si se llega a destapar algún nexo, no pueden ser suficientes notas de protesta, ni llamadas a consulta del Embajador colombiano en La Habana. Debe haber acciones ante organismos internacionales mas fuertes, pues no es lógico ni convincente, que se vaya a decir que un médico cubano residente en Colombia, apoyaba a las Farc por simpatía o lo que es peor, por simple negocio personal.

Para nadie es un secreto que en Cuba se prohíbe la libertad de movimiento, en especial de quienes se desconfía que salen de la isla y desertan porque son libertarios anticomunistas, tal como lo comprobó la estúpida respuesta de un ministro a unos estudiantes hace pocos días, cuando les dijo que era imposible que seis mil millones de personas estuvieran en los aires a bordo de aviones comerciales.

 En ese orden de ideas sería muy bueno que las autoridades competentes, le contaran a los colombianos y al mundo, cual era el estatus migratorio del mencionado médico, en que condiciones ingresó al país, con que cédula de extranjería y con que certificados médicos inició a laborar en Colombia, o mas lejos aún, que se aclare si ese es uno de los médicos enviados por Fidel Castro a Venezuela.

En el caso que este terrorista cubano sea uno de los galenos enviados a Caracas, es necesario establecer como entró a Colombia, con quien entró, cual es la misión que traía, cuantos médicos mas andan en las mismas y mil preguntas mas, pues el criterio de la evidencia indica, que este hombre es un funcionario oficial de la dictadura cubana y no un simple caso aislado de un “médico cubano que apoya a las Farc”.

En verdad, la dictadura cubana ha sido enemiga de Colombia. Solo los pusilánimes y los descriteriados con iniciativa, pueden pensar que Fidel Castro y su “Nomenclatura” actúan de buena fe frente a la paz de nuestro país. No hay que ser amnésicos.

Por orden de Fidel Castro han sido entrenados en Cuba durante más de 40 años, terroristas del Eln, e inclusive Fabio Vásquez Castaño el fundador de esa agrupación, vive en la isla y obra como instructor de delincuentes de diversas partes del mundo que viajan a la Habana, para perfeccionarse en técnicas de guerra de guerrillas urbanas y rurales.

Igualmente, la dictadura cubana entrenó los terroristas del M-19 que encabezados por Jaime Bateman Cayón y Carlos Toledo Plata, intentaron iniciar procesos revolucionarios comunistas en El Chocó y el Putumayo en 1981.

 Al comprobarse este hecho el presidente Turbay rompió relaciones con Cuba, pero diez años mas tarde el laxo e impredecible presidente Cesar Gaviria las  reanudó, a sabiendas que para esa época, miembros del Eln continuaban instruyéndose en la isla como se comprobó en 1992, con la captura en Cocorná Antioquia de Rigoberto Buitrago Ramírez, uno de los cabecillas del frente Carlos Alirio Buitrago, quien acababa de regresar de La Habana de realizar un curso de dos años, sobre sindicalismo, organización de células de defensa de la revolución, administración municipal  tipo Cuba y técnicas de terrorismo urbano.

Por otra parte, en el Libro Negro de las Farc escrito por Jacobo Arenas al cabo de la cuarta conferencia, se lee textualmente: “Enviar a Cuba cuadros del partido clandestino que tengan mas de cinco años de experiencia guerrillera, para enriquezcan la línea ideológica y a su regreso  la desdoblen como instructores en los frentes de combate. Deben salir y regresar con documentos falsos de identidad. La gente del partido en Bogotá se encarga de “documentarlos”…

Todos estos indicios apuntan a demostrar que el médico cubano, hace parte de la estrategia integral del eje Cuba-Venezuela- Nicaragua-Ecuador y Bolivia, para desestabilizar a Colombia y multiplicar el anhelo expansionista de la dictadura cubana en su conjunto. Por eso es necesario esclarecer los hechos y tomar las medidas que sean necesarias.

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
www.luisvillamarin.co.nr
Analista de asuntos estratégicos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s