Por eso no nos respetan, por bananeros.

Por: María Luisa Morales

Todavía no me repongo de la indignación que me produjo el Show de la Cumbre de Río celebrada en República Dominicana el pasado viernes 7 de Marzo, en medio del  mayor conflicto regional que recuerde la historia continental en muchas décadas.

Aunque nunca fue Alvaro Uribe santo de mi devoción por su encantamiento visceral e inexplicable ante la figura de Fidel Castro, en esta ocasión vi en su postura determinada y  firme, apuntalada por pruebas irrefutables  de la complicidad  de Hugo Chávez y comparsa  con las FARC,  la posibilidad única de desenmascarar a esa pandilla de cuatreros mal llamados democráticos, parásitos babosos de un ente acéfalo pero muy peligroso que se ha convertido en un verdadero flagelo, no sólo para la estabilidad de América Latina sino también, y más grave aún, para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

La información que guardaban las computadoras de Raúl Reyes, movió el piso de Correa y licuó los esfínteres de Chávez. Fue así que pudimos disfrutarlo a plenitud esta vez, bravucón como siempre,  pero ahora  no de manera triunfalista sino nerviosa, histérica, solariega, con total pérdida de control,  enroscado en sí mismo como animal acorralado a punto de ser desollado sin remedio  ante el mundo.

La sabia decisión de Uribe de llevar el caso ante el Tribunal Internacional de La Haya, sin escala en las inoperantes ONU y OEA, enaltecían   su condición de estadista  y  convertía el evento en uno de gran magnitud e imprevisible desenlace aunque con marcada tendencia a un triunfo total de su gestión como  presidente de Colombia, víctima principal de las terroristas FARC.

Quedarían  al descubierto los tenebrosos nexos de Venezuela y Ecuador con la guerrilla, el financiamiento millonario de Chávez, la protegida prestación in situ  de ambos territorios, tanto el venezolano como el ecuatoriano,  para la elaboración de nuevas y truculentas estrategias de lucha en momentos de franco rechazo a sus acciones,  la comisión de asesinatos, extorsiones,   secuestros,  lavado de dinero,  reclutamientos forzados de niños so pena de muerte para sus padres.

Iba  bien Uribe en su actuación en Santo Domingo. Los cables y videos que llegaban , daban cuenta  de un dirigente enérgico, valiente y directo en sus intervenciones, contundente en sus respuestas a  mentirosas y todavía amenazantes provocaciones. 

Pero, oh sorpresa!!!  Un moderado llamado al abrazo y al perdón por parte del  anfitrión Merenguero, también entrañable amigo del sátrapa de La Habana, bastó para el  inicio de un  ridículo maratón de 100 metros planos contra reloj del enano en gris por todo el salón de reunión, buscando a sus verdugos para comérselos a besos.

Les confieso que pocas veces he sentido tanta indignación mezclada con rabia e impotencia ante una puesta en escena que bien pudiera competir con La Soprano Calva, de Eugene Ionesco. Si en este momento me pinchan, yo coagulo.

A petición del representante de Honduras, aceptada de inmediato por Uribe,  los documentos destinados al Tribunal de La Haya, le serán entregados al aprendiz de cantante bolivariano de Alma Llanera. Qué les parece?

Me pregunto, que es esto? Como queda ahora  este menjurje? Todo indica que se aplicará la salomónica y  estefánica solución de “borrón y cuenta nueva”.  Allá va eso !!!

Que está sucediendo en este mundo de hoy?  Dónde están la decencia, la autoestima, el honor, la justicia, la dignidad, la vergüenza, el compromiso empeñado? Quizás eran verdes y se los comieron los chivos porque no se les ve por ninguna parte.

El reflexivo diarréico  dice que en este sainete perdió el Imperio,  por aquí se le otorga el triunfo  a Uribe (¿?)  pero,  a mano limpia se asegura con orgullo que el verdadero triunfador, hasta la tambora,  fue Leonel.

Por si las moscas, el Simio se dio anoche  un brinquito relámpago a La Habana a pasar mano porque, esta vez, que raro, el moribundo en  jefe no tuvo vela en el entierro.

Saque usted sus propias conclusiones. La mia no es publicable.

Un abrazo.

María Luisa Morales
Periodista y Locutora Cubana
Exiliada en Miami

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s