Mentir es un pecado y es grave.

LUIS VICENTE GUIA:   ¿FUTURO BASADO EN MENTIRAS ?

El comportamiento y la moral, cuando se basa en que los pecados veniales, son totalmente aceptables y está bien que sean parte de lo cotidiano, lleva a esta situación que tenemos ahora que no sabemos cuando se dice la verdad. Mentir era ya común en Venezuela antes, pero la cosa va cada vez más allá. Ya no desbordamos de los pecados veniales y retozamos en los pecados mortales, a diario, como los niños pequeños, jugando. Con toda naturalidad.
Herederos como somos de nuestra herencia española, como todas las católicas, es indulgente con la mentira.
No es así con las culturas que sufrieron La Reforma del siglo XVI, o que nacieron bajo su impulso, como los Estados Unidos, donde la mentira siempre se ha considerado una cuestión muy seria.
De allí que se dicen en las filas, cuando van a pedir una visa en la Embajada Americana “Di la verdad que si te cachan en una mentira, te la niegan”. O los que hayan viajado al país del norte y les recomiendan decir la verdad ante una situación comprometida. O, si no, sufrir una pena mayor. Es que decir la verdad es un asunto serio. Lo toman en serio y todo aquello que va degradando en tonos grises, se va acercando al fraude, al crimen y así lo entienden. Y lo penan severamente.
El problema que tenemos en Venezuela es que los venezolanos no cumplen lo pactado. Te mienten. Te engañan. Piensan en cómo jugártela. Ni siquiera lo acordado por escrito tiene valor. Por supuesto, no todos son así. Pero no lo escondamos, prevalece el “pájaro bravo”; “el vivo” “el avispado”. Ya hablan abiertamente de “hacer un negocio”, entre tragos, y no es un negocio legítimo, es un “guiso” o un “tumbe”, adonde alguien ( o El Estado) sale trasquilado.
Aquella frase venezolanísima: “Pobre, pero honrado”, casi avergûenza, hoy día.
Ni pensarlo. Hay que ir directo al grano, al chanchullo.
Y se ha perdido la línea entre crimen y realidad; entre fraude y negocio.
Y adonde puede ir una sociedad así?.
Se alegará —con razón— que hay venezolanos serios, cabales, formales, y honrados, y es verdad, pero no puede negarse que la sociedad venezolana a descendido en el “termómetro de la verdad” unos cuantos escaños.
BRIBON ROJO
Y que estamos aquí porque el liderazgo político es el más embustero que hayamos tenido, encabezados por el Presidente de la República que es como se diría por allí un “Embustero de Siete Suelas”. Y que aún muriendo, engaña.
Engañó para llegar, engañó para la Asamblea Constituyente, Engañó para los poderes Especiales y para centralizar el poder. Y cada Aló Presidente es una sarta de engaños, que han confundido ya a la débil ética y moral republicanas.
Un País adonde los embustes se han manejado como excusa para darle paso a comportamientos aún más escabrosos y oscuros, como desenterrar los despojos de Bolívar, “porque puede ser un colombiano” y utilizar partes de sus huesos en ceremonias con paleros, de la religión Yoruba cubano-africana.
Un derecho romano antiguo que consideraba irrelevante ciertas mentiras que no influían en el tráfico jurídico, acabó teniendo más peso en la visión católica de la mentira y ésta acabó situada en el estante, ciertamente liviano, de los pecados veniales, ésos que no precisan de acudir al tribunal de la penitencia para ser lavados, y que pueden verse disueltos, por ejemplo, mediante el sencillo expediente de santiguarse con agua bendita.
Pero no podemos meter la cabeza en un agujero, y continuar sosteniendo la liviandad sobre la mentira y mantenerla en un estante de venialidad, cuando yá estamos en el expediente de los pecados mortales y, caramba, los tomamos como el diario acontecer. Casi con naturalidad.
En nuestro país mueren miles de jóvenes y veamos esto por un minuto. Teníamos miles de muertos y ahora tenemos cientos de miles de muertos. Pasamos de 5.968 al año en 1.999 a 13.075 en el 2.009 y ahora tenemos 19.560 para el 2011. Como comparación en Iraq en 10 años de guerra murieron 4.464 soldados americanos, vean y comparen y seguimos aceptando la mentira como excusa, con naturalidad. Estudios en el exterior nos colocan como la ciudad mas violenta con 140 por cien mil habitantes (43.100 muertes por año) por inseguridad – que a la vez ha contribuido a la escandalosa emigración nunca antes vista
Seamos sinceros, no se habla mucho en el país sobre ética y reconozco la persistencia del padre Ugalde y el colega Emeterio Gómez, aun así solo se lleva al plano filosófico. Ética no es una cuestión solo para ellos “Ética no es acerca de definiciones, es acerca de los impulsos interiores, juicios y deberes de gente como tú y como yo” (1). Y entiendo que hemos llegado a un punto, llevados por este sistema comunista, adonde se teme pasar por ridículo al hablar sobre ética y moral, por el hecho de estar inmersos en un pantanal de mentiras. ¿ Qué mayor mentira que lo que establece la Constitución de éste lado y la realidad pragmática del ejercicio del poder y el manejo centralizado de todos los poderes de la República? De aquel.
La venialidad de la mentira pasó a ser sustituida por la mentira en pecado mortal –estadío adonde estamos – como en cualquier cultura mágico-religiosa, con una ética difusa y deberemos llevarla a algún grado mayor de cultura puritana, e ir por el seguimiento de la verdad con todas sus consecuencias. Y no son solo los juicios que vendrán. Sino, ¿ Con cuál esquema ético-moral nos vamos a presentar en el próximo gobierno?.
¿Qué actitud tendremos en una situación tan caótica como lo es sustituir a este gobierno?
Con toda la camada de “blietzkrieggers” y bichos de todo tipo de uña que tenemos enquistados a todos los niveles.
Y este es un compromiso que debemos adquirir todos, e instrumentarlo antes de y desde el poder, cuando toda esta locura pase. Todos, no sólo los gobernantes.
Solzhenitsyn, a inicios de los años setenta del siglo pasado, escribió que había decidido adoptar como arma —la más eficaz— contra la dictadura soviética, el rechazo total y absoluto de la mentira.
Estaba convencido el genial escritor de que si los ciudadanos de la URSS, en un número importante, se negaban a escuchar mentiras, a seguirlas, a respaldarlas, el sistema acabaría desplomándose.
Debemos llegar a algo que lleve a apreciar los valores de la vida humana de una manera científica, sistemática y coherente Y lleguemos pronto a una etapa superior de actitudes, ideas y credos adonde: “Si el Pícaro supiera de las ventajas de ser honesto, fuera honesto, por picardía”.- y sea la ética una manera de vivir. Y te traten como quieres ser tratado.
guia.luis@gmail.com

Anuncios

2 comentarios en “Mentir es un pecado y es grave.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s